Inicio Nacionales A propósito de la destrucción de la identidad de nuestro pueblo:

A propósito de la destrucción de la identidad de nuestro pueblo:

248
0

Rubén Merette Rodríguez

Muchas razones me motivan a escribir (que suelo evitar por las controversias que siempre se generan y sobre todo porque en los pueblos pequeños “todos somos primos” y las opiniones suelen ser tomadas a título personal y no profesional, mucho menos institucional.Nací en este pueblo, aquí he ejercido mayoritariamente mi profesión y tuve “el honor” de a temprana edad dirigir el plan regulador del famoso Centro Histórico.Es muy penoso que instituciones oficiales se presten (más bien el capricho de los funcionarios de turno) a anteponer quimeras en pleno desconocimiento a las regulaciones, leyes y recomendaciones de orden mundial.Mantener la identidad de un pueblo es fundamental para evaluar su vida pasada, disfrutar del momento actual y sobre todo legar a las generaciones futuras. Destrucción no es solo demoler, es embadurnar, vejar, mal usar, alterar, y también dejar de hacer…

Porqué siempre nos pasa lo mismo que salen todos muy orondos en las fotos anunciando tal o cual situación sin siquiera integrar a la comunidad, técnicos y profesionales adecuados?. Luego viene la vergüenza pública y nadie saca la cabeza…Este tema en particular lo “había dejado pasar por alto” porque el año pasado hicimos una oferta (a solicitud nos hicieran) para definir los lineamientos de una ruta del arte y establecer previa coordinación con todos los organismos y elementos actuantes la normativa guía para revalorizar nuestro casco urbano y ofrecer un conjunto de emociones y experiencias a nuestros visitantes y habitantes. Como al final siquiera me dijeron gracias por su oferta, decidí no opinar no fueran a interpretar como una “rabieta por no ser tomado en cuenta”.Desde el primer momento lo vi mal, muy mal, pues el único afán era impresionar con que iban a llenar la ciudad de arte, PERO, sin ninguna normativa ni plan para su accionar.Tiempo, recursos y energía gastados innecesariamente por los caprichos habituales.Es como que los pueblos solo existimos Para las postales y fílmicas de promoción, pero en la toma de decisiones “ni fu ni fa”…

El accionar en los cascos históricos es muy claro universalmente, tiene establecido todo un protocolo para no desvirtuar la historia y la identidad de los conglomerados urbanos en el tiempo; afectarlos es como pintarle los cabellos a la abuela de rosado porque es lo que está de moda en el momento actual. La identidad debe ser preservada, y el patrimonio no es solo “casas viejas y destartaladas”, existe en nuestro país inclusive el registro y protección de los bienes inmuebles contemporáneos, obras que dada sus características y riqueza cultural son dignas de preservar por el aporte que hacen a la vida e identidad de la imagen urbana.Cada vez que a algún “erudito” se le ocurre una idea de esas “maravillosas” lo mandan a Puerto Plata. Vaya allá y haga lo que le da la gana, ahí cada quien anda por su lado…No es cuestión siquiera de poner colores a señalizaciones y “embarrar edificaciones”, las ciudades se componen de un conjunto de eventos y acciones que nos norman, nos definen y nos hacen sentir orgullosos de nuestra IDENTIDAD cuando se hace correctamente; cuando no, no se genera la empatía necesaria para sentirlo “como de uno”.Sigan pasando vergüenza por querer inmediatez sin sustancia…!
Junio ocho del dos mil veinte, 21:43 Pm.


PS: En mis próximas estaciones me iré a teñir el Empire State, o el Guggenheim, o el Brooklyn Bridge, o tal vez la Torre Eiffel, o quien sabe si el CheckPoint Charlie, o las Ruinas del Templo Mayor, o quizás las piedras feas esas de Machu Picchu; porque todas esas “vainas viejas” sí se ven mal, para así darle vida y un colorido.• La ignorancia siempre será atrevida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here